Beneficios Lenda VET CAT Renal

Ayuda a la función renal en caso de insuficiencia renal crónica

La enfermedad renal en gatos, como enfermedad, es muy relevante en la práctica veterinaria. Hasta el 20% de la población felina sufre o sufrirá ERC, datos que se verán agravados con la edad. Como causas variadas de la enfermedad encontraremos neoplasias renales o litiasis y serán de vital importancia su eficaz diagnóstico o calificación para su correcto tratamiento o prevención.

Del diagnóstico dependerá el éxito del tratamiento, siendo esta una enfermedad irreversible, con un horizonte de vida promedio de 3 años desde el diagnóstico, la calidad de vida del gato será el principal objetivo. Dado que la ERC se caracteriza por la anormalidad estructural o funcional de uno o ambos riñones, y que el propio órgano compensa esa pérdida con una mayor filtración glomerular que genera aún más daño a los glomérulos sanos es especialmente complicado determinar en qué estadio se encuentra la enfermedad, para cuando aparece y se identifica la azotemia, se suele haber perdido sobre 60-65% de la capacidad funcional, y la aparición de signos como la poliuria, polidipsia, pérdida de peso, letargia…son ya claros.

Es posible establecer la enfermedad y su evolución a través del estudio de la proteinuria, densidad urinaria, TFG con lecturas de creatinina y urea, acompañadas de analíticas, diagnóstico por imagen.

En lo que nos ocupa, el tratamiento nutricional de la ERC, se suele optar por la restricción proteica y la subsiguiente reducción de carga en el riñón, sin excederse en la reducción de proteína ya que el gato, como carnívoro facultativo requiere una cantidad más elevada de estas que por ejemplo los perros. Otro factor a cuidar en una dieta renal es el Fósforo que debe reducirse, en casos en los que no es posible por la naturaleza de la receta, es interesante utilizar quelantes del Fósforo, también en ejemplares en los que el mero control del mismo no es suficiente para combatir la hiperfosfatemia.

Si hablamos de sodio en la dieta, se recomienda un nivel más restringido que en una dieta fisiológica ya que la capacidad para excretar sodio es menor en un gato con menor cantidad de nefronas funcionales, lo que podría generar hipertensión arterial. Por contra, la hipokalemia es igualmente habitual, por lo que se recomienda un ajuste de Potasio en la dieta. Por último, el uso de ácidos grasos Omega-3 limita la aparición de mediadores infamatorios, ayudan a reducir la hipertensión glomerular y la proteinuria, que combinado con ingredientes con capacidad antioxidante, ayudarán a reducir el daño oxidatívo que sufren los riñones de pacientes con ERC. Por supuesto, el uso de probióticos, en especial el Lactobacillus acidophilus y Lactobacillus plantarum han reportado beneficios, tanto en humanos, cánidos y felinos en el tratamiento de la ERC, ya sea por el control del daño oxidativo, restablecimiento de la microbiota intestinal, descenso del BUN y aún en estudio, se sugieren otros múltiples beneficios tanto en el tratamiento como en la prevención.

Este es un aviso de cookies estándar que puede adaptar o deshabilitar fácilmente a su gusto en el administrador. Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web

Pre-loader