Beneficios Lenda VET CAT Cardiac

Ayuda a la función cardíaca en caso de insuficiencia cardíaca crónica.

Las cardiopatías en gato agrupan un amplio número de enfermedades de diferente gravedad y origen; pueden darse cardiopatías congénitas como estenosis, displasias y otras malformaciones menos habituales. Otra causa serían las cardiopatías adquiridas, véanse la miocardiopatía dilatada, miocardiopatía hipertrófica, insuficiencia mitral pero sea cual fuere su etiología, pueden derivar en Insuficiencia cardíaca, que es a grandes rasgos, una disfunción del corazón debido a una alteración estructural o funcional del mismo.

El corazón tiene como principal función mantener estable la presión arterial y gasto cardíaco, definiendo el gasto como el volumen de sangre que impulsa un ventrículo por minuto. Si disminuye el gasto cardíaco se imposibilita mantener la presión arterial normal, disminuye la presión lo que desencadena una reacción neurohormonal por la que se aumenta la frecuencia cardíaca, la retención de Sodio y agua, además de un aumento de la vasoconstricción con el fin de compensar esta caída. Este mecanismo, que es efectivo en un caso agudo, es perjudicial en caso de disfunción cardíaca.

Lo más importante en el tratamiento clínico es diferenciar entre una IC crónica o una IC aguda, siendo imperativo controlar la aguda y reorientarse hacia un tratamiento crónico, que se enfoca en prolongar la esperanza de vida y paliar o minimizar los síntomas.
Según los síntomas, se podrán identificar los distintos tipos de IC, si observamos líquido en la cavidad abdominal estableceremos que la IC afecta al lado derecho del corazón; si observamos líquido o edema en los pulmones, estableceremos una IC congestiva, siendo primordial su monitorización y medicación, buscando la mayor inactivación y relajación posible, oxigenación forzada y el uso de diuréticos intravenosos, en caso de presentar líquido en el abdomen, el tratamiento será similar, con la salvedad de que este tipo de congestión no generará asfixia.

El profesional veterinario, en base a la evaluación y pruebas diagnósticas, establecerá el tratamiento farmacológico adecuado, con diuréticos, anticoagulantes, inhibidores… Representando el tratamiento nutricional un factor importante en el tratamiento de este síndrome.

Centrándonos en el plano nutricional, la ayuda a la función cardíaca viene dada por diversos aspectos tan variados como la mineralización, suplementación con ácidos grasos, control calórico…
La dietética correcta para el tratamiento de este síndrome deberá favorecer el normopeso, evitando el sobrepeso que genera un aumento de la demanda hemodinámica cardíaca, predispondrá la aparición de arritmias e interferirá en la normal respiración.

Por otro lado, se debe prevenir la caquexia, por lo que debe ser una receta sabrosa, que favorezca su consumo, ajustada calóricamente ya que la restricción calórica sugiere una reducción del estrés oxidativo y el exceso favorecería el sobrepeso, con un nivel equilibrado de proteínas, que limite el catabolismo proteico que afectaría al miocardio. Tristemente, la detección de caquexia es síntoma de un estado avanzado de la IC.

Se considera que, la suplementación con Taurina y L-Carnitina no tiene mayor relevancia en ejemplares en los que no hay déficit de Taurina, siendo igualmente recomendable su suplementación en ejemplares con hipopotasemia derivada de enfermedad renal.

Otro factor especialmente útil y que distinguirá una dieta adecuada es el uso de ácidos grasos Omega-3; estos ácidos grasos de cadena larga, ricos en EPA y DHA, contribuyen a minimizar la aparición de caquexia. Existiría la posibilidad de que la acción antiinflamatoria de estos ácidos grasos sea igualmente beneficiosa en gatos, como lo es en humanos y en perros, aunque aún no hay estudios al respecto.
Lógicamente, la corrección en niveles de Potasio, Magnesio y Sodio e incluso el Fósforo deberá tenerse en cuenta.

La relevancia que adquieren los antioxidantes en el manejo de las cardiopatías es fundamental, las vitaminas E y C, extractos botánicos como fuente de flavonoides, la propia Taurina… Demostrados los beneficios de los probióticos en otras especies para atenuar la insuficiencia cardíaca y no existiendo aún estudios en gatos, nos centraremos en su efecto beneficioso en cualquier tratamiento farmacológico o por su fundamental efecto inmunomodulador.

Este es un aviso de cookies estándar que puede adaptar o deshabilitar fácilmente a su gusto en el administrador. Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web

Pre-loader